Arsenicum Album

Por Iván Navas. Octubre 2, 2017

 

Arsenicum album

 

Arsenicum album, arsénico blanco, ácido arsenioso, cal de arsénico, óxido blanco de arsénico o anhídrido arsenioso, H3AsO3, generalmente no se encuentra libre en la naturaleza, sino mezclado al hierro, oro, bismuto, plata y antimonio, obteniéndose por calentamiento del arseniosulfuro de hierro o de otros minerales arseníferos de cobalto o níquel. En el comercio se encuentra bajo dos formas, ya sea en trozos opacos en la superficie y blancos interiormente, o en polvo de color blanquecino, de sabor insípido que produce un dejo metálico desagradable. Para usos homeopáticos se utiliza el ácido arsenioso en polvo, y se prepara según la regla 5-B (Uribe). Hahnemann fue el primero que la experimentó, encontrándose dos patogenesias de él: una en la “Materia Médica Pura”, y la otra en “Las Enfermedades Crónicas” (Perez).

 

Síntomas característicos

1. Inquietud: ansiosa, compelido a caminar rápidamente, revolviéndose en la cama, impulsándolo fuera de la cama, quiere ir de una cama a otra, caminando hacia atrás y adelante, lo lleva de un lugar a otro, impulsándolo de aquí para allá, debe constantemente moverse, interna, periódica, alternando con inconsciencia (durante la fiebre) y estupor; durante el escalofrío, el calor febril, y la transpiración; durante las tiritonas, durante la cefalea, durante la coriza, durante la defecación, durante la menstruación, por la noche, después de la media noche.

“No hay ningún remedio que sea más agitado que éste. La agitación de Aconitum sobreviene en las etapas iniciales de las enfermedades inflamatorias, con fiebre elevada. La de Arsenicum aparece en las etapas posteriores, después que las fuerzas del enfermo se han reducido considerablemente o en las fiebres asténicas, como la tifoidea. El paciente de Aconitum se mueve de un lado a otro con angustia y miedo. El paciente de Arsenicum es demasiado débil para moverse como su angustia y agitación lo inclinaría a hacerlo. No puede moverse por sí mismo como desearía, pero quiere ser trasladado de un lugar a otro o de una a otra cama, ya que el menor esfuerzo de su parte lo agota terriblemente” (Nash).

2. Ansiedad: de conciencia, por su salvación, sobre su propia salud, cuando está solo, con temor, cuando se espera algo de él, hipocondriaca, por la salud de sus parientes, por los demás, por bagatelas, periódica; durante el escalofrío, la fiebre y la transpiración; durante la tiritona, por dolores, con cefalea, durante el coriza, durante la tos, con estreñimientos, por vida sedentaria, durmiendo, al despertar, en la cama, impulsándolo fuera de la cama, al ascender escaleras, por la mañana, en la noche (en niños, al despertar), después de medianoche, a las 3 horas, mejora con el movimiento.

3. Miedo de la muerte: estando solo, estando solo al anochecer en la cama, al ir a la cama, por la noche (de 1-2 h, o de 1-3 h), al despertar, de muerte inminente, de una muerte súbita, por eso es inútil que tome la medicina, después de vejación, durante el calor febril y la transpiración, por dolor (en la cabeza), con molestias respiratorias, vomitando.

Otros miedos de Arsenicum al respecto son: a estar solo (por miedo de morir), del cáncer, al contagio (en niños), de quedar discapacitado, de ser envenenado, a la sofocación, de perder el control, de que algo sucederá, de los ladrones, de matar, del suicidio, sin causa, salta fuera de la cama por miedo. Tiene pensamientos, presentimientos, sensación y sueños de muerte.

4. Debilidad: con inquietud, por un ligero esfuerzo, por movimiento, al levantarse, al sentarse, al caminar, después de cualquier exceso, después de excesos sexuales, paralítica (deslizándose hacia abajo en la cama por una posición de medio sentado), rápida, súbita, trémula, como de muerte próxima, como de desmayo, después de enojo, por frialdad, por el calor del sol y del verano, por dolor, antes del escalofrío, antes y durante la fiebre, por la transpiración, después de comer,con náuseas, durante y después de la defecación, por diarrea, durante y después de la menstruación, en la difteria, en hidropesía, en la albuminuria, en la diabetes mellitus, en borrachos, por la mañana.

5. Dolores ardientes, que mejoran con el calor. “En todo el cuerpo los dolores de Arsenicum son ardientes, como si brasas fuesen aplicadas a las regiones afectadas” (Lathoud).

“Arsenicum está al frente de todos los remedios para la sensación de ardor, especialmente en las enfermedades agudas. Este ardor de ninguna manera está limitado a estas enfermedades, pues también se lo encuentra a menudo en afecciones crónicas, particularmente en aquellas que tienen un carácter maligno o una tendencia a la malignidad… Difícilmente haya un órgano o tejido del organismo humano donde no se puedan encontrar estos ardores de Arsenicum… Este ardor, por extraño que pueda parecer, es sumamente mejorado por el calor: por las aplicaciones calientes, si éstas pueden ser puestas en contacto con la parte afectada y también por el calor de una estufa o por el calor de una habitación caliente… En las afecciones de la garganta de Arsenicum debidas a resfríos, los ardores de la garganta, así como los provocados por el derrame nasal excoriante, son mejorados por las aplicaciones calientes. El ardor de la garganta se alivia comiendo o bebiendo cosas calientes” (Nash).

6. Secreciones mucosas: corrosivas, fétidas u ofensivas, acres, ardientes, calientes, acuosas, espesas, viscosas, tenues, amarillas, verdosas, sanguinolentas, de sabor salado. Las secreciones de las úlceras en la piel son: corrosivas, malolientes (pútridas), sangrantes, icorosas, acuosas, verdes, tenues, escasas, copiosas.

“Las secreciones y excreciones de Arsenicum son acres; él escoria las partes, ocasionando ardor. Las descargas de la nariz, de los ojos, producen rojeces e irritaciones alrededor de las partes, y esto mismo se puede decir de todos los líquidos que salen por los demás orificios. En las úlceras hay escozor, y la secreción sanguinolenta escoria las partes a su alrededor. El olor es pútrido como de partes gangrenadas o de peces podridos, y esto mismo sucede con las heces, leucorrea, sangre, menstruos, expectoración, etc.” (Kent).

7. Periodicidadcada año, cada dos semanas, cada tres o cuatro semanas, cada semana, cada cuarto día, días alternos, cada día, las dolencias vuelven a la misma hora, exacto. Periodicidad en: ansiedad, inquietud, desesperación, tristeza, indiferencia, fantasías, fiebre (cada día, días alternos, cada dos días, cada cuarto día, cada semana, cada segunda semana, cada año), transpiración, convulsiones (epilépticas), pulsación de la cabeza, coriza, náuseas, diarrea, respiración asmática, tos, debilidad en las extremidades, molestias en los miembros inferiores.

“Todo tiene periodicidad en Arsenicum, y esta es la razón de su uso extenso en la malaria. Los dolores de Arsenicum son periódicos, a días alternos, o por cuatro días, o por una semana, o cada dos. Cuanto más cronicidad tiene el mal, más largo es el ciclo” (Kent).

8. Sed: de pequeñas cantidades y a menudode grandes cantidades (y a menudo), inextinguible, extrema (bebe más de lo que debería), bebe apresuradamente, ardiente o vehemente (sin deseo de beber), de agua fría (a cortos intervalos); antes, durante y después de los escalofríos; durante el calor febril, después de las convulsiones, antes de la defecación, por la noche.

9. Mejoría por el calorde la cama, de la estufa, por las envolturas calientes, por el aire caliente, por el baño muy caliente, por la comida y las bebidas muy caliente; tiene deseo de calor, de ropa caliente. Personas con falta de calor vital (friolentos), que agravan por el frío, el aire frío, al enfriarse, en tiempo húmedo o frío húmedo, por mojarse en habitaciones húmedas, caminando al aire libre, después de desvestirse, descubrirse, con la comida fría, y con comer hielo.

10. Agravación de noche, después de medianoche, principalmente de 1 a 3 a.m. Los síntomas que figuran en el repertorio como agravación después de medianoche y de 1 a 3 horas son: ansiedad, inquietud, miedo, asustadizo, llanto, disposición al suicidio, deseo de ser matado por puñalada en el corazón, escalofrío, fiebre, transpiración, insomnio; sueño ligero, inquieto; despertar, despertar por calor febril, dolor de estómago, náuseas, diarrea; tos crupal, profunda, sofocante; respiración difícil, asmática; palpitaciones del corazón, pulsación en los ojos; dolor en los ojos, en los dientes y en los miembros inferiores.

 

Síntomas importantes

1. Desesperación: de su recuperación (durante la convalecencia), por su salvación religiosa, con los dolores, durante el calor febril, durante el escalofrío y la transpiración, periódica. Dudoso: de su recuperación, de su salvación.

2. Concienzudo por bagatelas, “no puede tolerar que hayan cosas fuera de su lugar habitual, es excesivamente pulcro, ordenado, escrupuloso, hasta riguroso o puntilloso, aun en problemas o aspectos insignificantes de la vida corriente, lo que lo convierte en un individuo pesado, fastidioso, que constantemente reprocha a los demás” (Vijnovsky, 1978, pág. 155).

3. Insomnio: antes y después de medianoche, después de las 3 horas, por inquietud (del cuerpo), por ansiedad, por actividad de pensamientos, después de esfuerzo mental, después de un esfuerzo, por cansancio, después de despertar, por sacudidas, por sobresalto, por estremecimiento de los miembros, por dolor en los miembros, por orgasmo de sangre, en niños.

4. Coloración de la cara: amarilla, azulada (círculos alrededor de los ojos), cianótica, color enfermizo, labios pálidos o negros. Cara cerosa, clorótica, hipocrática, hundida.

5. Coriza: ataques violentos, derecha, por enfriarse estando acalorado, suprimida, extendiéndose a senos frontales, que mejora en una habitación cálida; se acompaña de fiebre, frialdad, dolor de cabeza, secreción, estornudos frecuentes, dolor ardiente o como en carne viva en la nariz, excoriación de las fosas nasales, pérdida del olfato, inflamación de la laringe, voz ronca, crup y tos.

6. Dolor de estómago: ardiente, raspante, calambroide, presivo, punzante, dolorido, durante la fiebre, durante la transpiración, después de comer, después de bebidas o comidas frías, después de helado, al bostezar, durante las náuseas.

7. Vómitos: fáciles, frecuentes, paroxísticos, violento, acompañados de molestias en el estómago, después de beber (inmediatamente, la más mínima cantidad), después de comer, por helado, durante la diarrea, durante la transpiración, agrava por el movimiento. Tipos de vómito: negros, verdes, sangre, bilis, agrios, mucus, agua, comida, bebidas, leche, todo, malolientes.

8. Diarrea: crónica, por condiciones sépticas, indolora, después de ansiedad, después de un gran juego, después de la menstruación, en tisis, en viejos, en niños, durante la dentición, en tiempo caliente, por la noche (después de medianoche), después de la menor imprudencia al comer, después de comer, después de comidas y bebidas frías, después de comida rancia, de fruta, de helado, por beber agua, en viejos. Disentería. Flatos malolientes, pútridos. Heces: copiosas, frecuentes, indoloras, acuosas, indigeridas o lientéricas, acres, calientes, de color claro, negras, sanguinolentas, de olor cadavérico, maloliente, pútrido.

9. Respiración asmática: espasmódica, bronquial, periódica, en niños, en gente mayor, en borrachos, después de cólera o enojo, por heno, después de erupciones suprimidas, por la noche (después de medianoche, 2 horas, debe saltar de la cama), aparece mientras duerme, por resfriarse en verano, por cambio de tiempo. Respiración dificultosa: por moco, como por polvo, después de un esfuerzo, al caminar (rápidamente), al ascender, acostado, al girar en la cama, a las 2 horas, durante la fiebre, acompañada de tos. Respiración sibilante, con ataques de sofocación, detenida durante la tos. Expectoración: copiosa, espumosa, mucosa, sanguinolenta, de gusto salado, de olor maloliente, de día solamente.

10. Palpitaciones del corazón: tumultuosa, visible, audible, irregulares, nerviosa, con ansiedad, después de excitación, por la noche (a las 3 horas), al despertar, durante la fiebre, por esfuerzo, ascendiendo escaleras, después de la defecación, después de erupciones suprimidas, después de supresión de la transpiración de los pies.

11. Úlceras en piel: ardientes, dolorosas (aguijoneantes o punzantes, royente, como quemado, como un tiro), sensibles (márgenes), indolentes, areolas rojas, azuladas, negras (base), profundas, con márgenes elevados e indurados, esponjosas (en los bordes), fungosas, fagedénicas, induradas (en márgenes), inflamadas, secreciones (corrosivas, icorosas, malolientes, sangrantes), sangrantes (bordes), gangrenosas, supurativas, sifilíticas, cancerosas.

12. Fiebre: externa, interna, ardiente, irritativa, mejora por calor, después de abuso de quinina, por la noche, fiebre amarilla, gástrica, héctica, séptica, remitente, intermitente, periódica, continua, cuartana, estadios irregulares, alternando con escalofríos, transpiración después del calor o el escalofrío, o fiebre sin transpiración.

13. Hidropesía: interna, externa, con sed, en el embarazo, por erupción suprimida, después de escarlatina, por alcoholismo, por enfermedad del hígado, del corazón o renal.

14. Cáncer: de cara (epitelioma, lupus), nariz, lengua, labios, laringe, estómago, hígado, páncreas, colon, recto, testículo, escroto, útero, vagina, ovario, mamas, pulmones, enfermedad de Hodgking.

 

 

Arsenicum album por Lathoud

 

Arsenicum album por Kent

 

Arsenicum album por Farrington