Nux Vomica

Por Iván Navas. Febrero 3, 2018

 

Nux vomica

 

Nux vomica, nuez vómica, strychnos nux vómica, mataperros, higuillo de la India, matacán, es un árbol de altura mediana, que pertenece a la familia de las loganiáceas. Su fruto tiene la dimensión de una naranja, y contiene en medio de una pulpa acuosa una quincena de semillas, redondas, muy chatas, ligeramente deprimidas hacia el centro, parecidas a un botón de ropa, que encierra los principios activos: brucina, abrina, ácido igasúrico y principalmente estricnina (Lathoud, 1989, pág. 624). Experimentada por Hahnemann, su patogenesia de encuentra en su “Materia Médica Pura”. Para su preparación se hace la tintura con la semilla finamente pulverizada según la regla 4 (Uribe, 1939, págs. 109-110).

 

Síntomas característicos

1. Hipersensibilidad: a las impresiones sensuales, a todas las impresiones externas, al ruido (al más ligero ruido, de pasos, de voces, sensibilidad dolorosa), a la música, a la luz, a los olores, al medio ambiente, a la rudeza, al dolor (está fuera de sí mismo por el dolor), durante el dolor de cabeza, durante el escalofrío y la fiebre, después de comer, después de café, antes y durante la menstruación. Cosas horribles e historias tristes le afectan profundamente. No puede mirar heridas ni sangre. Aversión a ser tocado, aversión a usar perfume, no soporta que lo miren. Sobresaltos: fácilmente, por bagatelas, por ruido, al dormirse y durante el sueño.

Olfato agudo: a los olores fuertes, al olor de las flores, al tabaco, al gas causando vértigo. Vértigo por el olor de las flores. Audición aguda: para la música, a los ruidos, a cada paso al pisar, a las voces y conversaciones, durante la transpiración y la fiebre, durante la menstruación. Fotofobia: por la mañana, por la luz del día, durante el escalofrío. Agrava por el contacto: por el más ligero contacto, de los pies. Hipersensibilidad y reacción rápida a los medicamentos alopáticos. Reacción violenta a los remedios homeopáticos (a las altas potencias).

Nux vomica “manifiesta una marcada hipersensibilidad susceptible a las impresiones tanto físicas como morales. En el plano físico, se afecta intensamente por cualquier estímulo sensorial: ruidos, luz, olores y sobre todo dolores, por los cuales se desespera e irrita. Por una hiperestesia moral es sensible a todo acto que considere como agravio o agresión, ya sea que puedan contrariarlo, ofenderlo, humillarlo o herirlo en su honor. Es irritable e irascible por nimiedades… y también manifiesta una hiperestesia sexual con inclinación a la hipersexualidad” (Draiman, 1991, págs. 145-146).

2. Cólera: fácilmente, violenta, está fuera de sí, por bagatelas, consigo mismo, por sus errores, cuando es consolado, por interrupción, cuando le obligan a contestar, por contradicción, por la mañana (al despertar), con cara roja. Irritabilidad: con ansiedad, por bagatelas, cuando le preguntan, al ser mirado o hablado o tocado (en niños), durante el escalofrío y el calor febril, durante el dolor, durante la cefalea, después de una emisión, después de poluciones, en mujeres por excitación sexual, antes y durante la menstruación, durante los entuertos, después de comer, antes de la defecación, con hemorroides, en problema hepático, por la mañana (al despertar).

Se ofende fácilmente, disposición a la contradicción e intolerante a la contradicción, no tolera la injusticia (en niños), celos (con peleas y reproches y regaños, le impulsan a insultar, impulsan a golpear a su esposa), malhumorado, hosco o mal encarado, inclinación a fruncir el ceño.

Violento (rabia que le lleva a cometer actos de violencia), insultante (con la esposa delante de los hijos o viceversa, hijos que insultan a sus padres, durante la embriaguez), maldice, blasfema, quiere luchar, pelea (si es interrumpido), golpea, escupe, rasga cosas en general, rompe cosas, destructivo (por emociones contenidas, con la ropa), cruel, malicioso o rencoroso, odio (y venganza). Deseo de matar: con un cuchillo, a sus seres queridos, súbito impulso de matar (por la menor ofensa), impulso de matar a su amado esposo, súbito impulso de arrojar a su hijo al fuego, súbito impulso de matarse o suicidarse. Disposición al suicidio: arrojándose desde una altura, habla siempre de suicidio pero no lo hace, le falta coraje, con temor a la muerte, por dolores.

Trastornos por: cólera (con vehemencia, con indignación, con ansiedad, con susto), indignación, honor herido, mortificación, rudeza de otros, admonición (incluso suavemente), discordia entre (jefe y subordinados, padres o amigos), excitación emocional, celos, por ser engañado, por ser despreciado, por ser desatendido (del padre).

3. Descontento o insatisfecho: con todo, consigo mismo, por la mañana. Fastidiado o difícil de contentar, disgusto (por todo), todo le parece mal, malestar o incómodo por los colores brillantes y oscuros, se reprocha a sí mismo, reprocha a los demás (durante los dolores), intolerancia de sus molestias, quejas (durante el sueño, por dolor, por enfermedad), quejidos (por honor herido, durmiendo, por dolor), lamentase (por dolor, por su enfermedad), aburridor.

4. Ambición: para ganar dinero, por la fama, competitiva. Avidez o codicia, envidia (y codicia), avaricia (por ansiedad sobre el futuro, con su familia pero generoso hacia los extraños, pero despilfarra en sí mismo). Su ambición está relacionada con la ansiedad por el futuro, el miedo a la desgracia y el miedo a la pobreza (de gastar su dinero para que no le falte en el futuro).

Es industrioso o laborioso, ocupado, y tiene demasiado sentido del deber (en niños). Es apropiado para los hombres de negocios, los que le pueden provocar: ansiedad, miedo de fracasar en los negocios, preocupación, estar absorto en asuntos de negocios, insomnio por pensamientos de negocios, sueños de negocios, postración mental; y después: aversión a los negocios, pereza e incapacidad. Presenta trastornos por: ambición frustrada, fracaso en los negocios, por pérdida monetaria, por pérdida de la posición social, malas noticias y decepción.

“La persona Nux muestra una exageración de las normalmente beneficiosas cualidades de ambición y minuciosidad. En vez de usar simplemente sus cualidades en el trabajo de forma apropiada, relajada y equilibrada, la persona Nux empieza a ser dominada por ellas. La ambición empieza a ocuparle durante todas las horas del día y la noche, adueñándose de él, sólo concentrado en el logro y la competición. Nux es el remedio más competitivo de la Materia Médica, competitivo hasta el punto de dañar su propia salud e incluso a costa de sus colegas. La persona Nux puede volverse un adicto al trabajo, alguien dominado por el mismo. Por ser capaz y eficaz, es probable que sea rápidamente promovido a responsabilidades cada vez mayores… Con el tiempo, la persona Nux vomica puede acabar en un trabajo que supera su capacidad. Típicamente, responde trabajando más duro y más tiempo, esperando más de sí mismo y de los demás… Para soportar la presión, utiliza diversos medios artificiales que le mantengan estimulado, café, cigarrillos, drogas (prescritas o sociales, como la marihuana), alcohol e incluso sexo. A pesar de tal abuso de estimulantes, también es cierto que los pacientes Nux son muy sensibles a muchas de estas sustancias, y en consecuencia sufren las consecuencias de sus excesos” (Vithoulkas, 1999, págs. 186-187).

5. Agravación o trastornos por: café, té, bebidas alcohólicas, tabaco, abuso de drogas y de medicina alopática, comida muy condimentada (especias) y picantes. El café agrava o provoca: ansiedad, cólera, sensibilidad, insomnio, vértigo, sensación de frío, trastornos de la circulación de la sangre, epistaxis, acidez de estómago, nauseas, indigestión, estreñimiento, tos, palpitaciones del corazón; y dolores de: cabeza, cara, dientes, estómago y abdomen. El té: insomnio y dolor de cabeza.

Las bebidas alcohólicas agrava o provoca: confusión mental, parálisis, inflamación de los nervios, escalofrío, vértigo, visión turbia, atrofia del nervio óptico, diarrea, vómito por la mañana, inflamación del hígado y orina albuminosa. El tabaco y el fumar: debilidad, temblor, insomnio, vértigo, trastornos de la circulación de la sangre, dolor de cabeza, dolor de dientes, atrofia del nervio óptico y de la retina, perdida de la visión, insipidez de la comida, nauseas, indigestión, dolor y palpitaciones en el corazón, y tos. El abuso de drogas: inconciencia, convulsiones, insomnio, diarrea o estreñimiento, indigestión.

6. Peristaltismo invertido a la necesidad del órgano, como en estómago, recto, vejiga y útero, manifestándose los siguientes síntomas: En estómago, arcadas: ineficaces, que el vomitar agrava; y náuseas: constantes, sensación como si fuera a vomitar (durante la tos), con incapacidad para vomitar. En recto, estreñimiento: crónico, doloroso, espasmódico, con evacuación difícil, deseo constante, insuficiente, urgencia y esfuerzos ineficaces. Antes y durante la defecación se presenta en el recto dolor tipo tenesmo (que mejora después de la defecación), y constricción o contracción (que impide la defecación).

En vejiga, micción: frecuente, insatisfactoria, involuntaria, goteando (con retención, involuntariamente), disuria (dolorosa, el niño llora antes de comenzar a orinar por ser dolorosa, por espasmos de la vejiga); urgencia de orinar: ineficaz, dolorosa (el niño grita, con urgencia para defecar), constante, frecuente, súbita (debe apresurarse para orinar o la orina escapa); tenesmo (durante la defecación); retención de orina: dolorosa, espasmódica, inflamatoria, inmediatamente después del parto.

En útero, contracciones como reloj de arena; constricción; dolores de parto: débiles, ineficaces, que cesan, falsos, irregulares, excesivos, demasiado dolorosos, angustiantes, espasmódicos, con urgencia para defecar, causan desmayo; placenta retenida; cuello uterino rígido durante el parto; aborto: en el tercer mes, amenaza de aborto, tendencia al aborto.

“Otro estado del dominio de Nux es que las acciones se ejecutan en direcciones opuestas. Cuando el estómago está enfermo, vacía su contenido ordinariamente sin ningún esfuerzo, pero en Nux hay náuseas y esfuerzo, como si la acción fuera por camino equivocado, como una acción invertida; arcadas, náuseas, tensión y luego de un prolongado esfuerzo el paciente vacía su estómago. Con respecto a los intestinos, aunque el paciente se esfuerce mucho, pasa una escasa cantidad de materia fecal. En la diarrea por momentos, cuando está cómodamente sentado y en forma pasiva, habrá un pequeño chorro de materia fecal, y luego viene tal tenesmo que él no puede parar de hacer esfuerzo, y cuando se esfuerza viene la sensación de constricción; la materia fecal pareciera que fuera hacia atrás, una especie de anti-peristaltismo. En el estreñimiento, cuanto más se esfuerza más difícil se hace el pasaje de la materia fecal. La misma afección se encuentra en la vejiga. Tiene que hacer esfuerzos para orinar. Hay tenesmo, urgencia. La vejiga está llena y la orina gotea poco a poco, y aun cuando se esfuerza no cesa de gotear” (Kent, 1982, pág. 223).

 

Síntomas importantes

1. Ansiedad: por su salud, hipocondriaca (manía de leer libros de medicina), está fuera de sí, con respiración impedida, con transpiración fría, por flatos, antes de la menstruación. Miedo: de una enfermedad inminente, de la locura, de la muerte, de que algo sucederá, después de náuseas, de ir ciego, de ser tocado, después de tortícolis. Hipocondría: después de comer, con molestias gastrointestinales, con hemorroides. Locuacidad sobre su salud.

2. Impaciencia: cuando trabaja, cuando le hablan, durante la fiebre, con coriza. Prisa o apurado, el tiempo pasa demasiado lento o parece más largo, impulsivo e impetuoso.

3. Confusión mental: con vértigo, como después de estar embriagado o de una juerga, por bebidas alcohólicas, por esfuerzo mental, calculando, durante la fiebre, después de comer, le obliga a despertarse. Concentración difícil: calculando, estudiando, durante la conversación. Incapacidad para escribir.

4. Insomnio: después de medianoche (después de las 3 o las 4 horas), por excitación, por actividad de pensamientos, por pensamientos de negocios, después de esfuerzo mental, después de comer, después de abuso de vino. Despertar: después de medianoche (a las 3 horas), por flujos de pensamientos, por vértigo, demasiado pronto o demasiado tarde, difícil por la mañana. Somnolencia: por la mañana, por la tarde, al anochecer, sentado, después de comer, después de la comida principal.

5. Agrava por el frío, al enfriarse (una parte del cuerpo, los pies, después de enfriarse), al descubrirse y desvestirse, por la comida y la bebida fría, por el aire frío (por inspirar aire frío), por el viento (frío, seco), en invierno; en tiempo: frío seco, seco. Mejora: por el calor (de la cama, de la estufa, de envolturas calientes), al acalorarse, por el aire caliente, y en tiempo húmedo. Tiene falta de calor vital.

Agrava: por la mañana, al levantarse, después de medianoche, por hábitos sedentarios, por el contacto (el más ligero contacto), por el movimiento, al caminar (al aire libre, al viento), por las emisiones seminales, por las poluciones, después de comer o beber. Mejora: por el reposo, acostado, al sentarse, en la habitación.

6. Fiebre: con sensación de frío al descubrirse o al poner las manos fuera de la cama, el movimiento provoca frialdad, con tiritón, con escalofríos o alternando con escalofríos, sucesión de estadios (calor seguido de escalofrío, o escalofrío seguido de calor y luego transpiración), estadios irregulares, calor seco, después de cólera, anticipada, leyendo, periódica (cada día, días alternos), paroxística, de un lado, al aire libre, catarral, biliosa, fiebre amarilla.

“En las fiebres el paciente debe ser cubierto en todos los estados (escalofrío, calor y sudor); no puede moverse o descubrirse sin sentirse con frío” (Clarke G. , 1997, pág. 95). “Intenso calor, todo el cuerpo está invadido por un calor quemante, sobre todo la cara está caliente y roja y, sin embargo, el paciente no puede moverse o destaparse en lo más mínimo sin experimentar escalofríos… Poco importa cuál sea el nombre de la fiebre, sea ésta inflamatoria, remitente, o la fiebre que acompaña al reumatismo, a las anginas o a cualquier otra afección local, pues si tenemos aquellas indicaciones, podemos dar este remedio con confianza y no nos veremos a menudo defraudados por el resultado” (Nash, 1984, pág. 5).

7. Convulsiones: con conciencia, epileptiformes, epilépticas con aura en el estómago o desde el plexo solar, internamente, con gritos, con rigidez tetánica, con parálisis, con sueño profundo después de convulsiones, en el lado derecho del cuerpo, por excitación, después de cólera, durante la fiebre, en borrachos, después de drogas, por movimiento, por contacto, por una corriente de aire, por aire frío, enfriándose, por gusanos, durante la menstruación, durante el embarazo, puerperales.

8. Dolor de cabeza: presivo, tironeante, dolorido, sordo, aturdidor, nervioso, por esfuerzo mental, después de excitación emocional, durante el escalofrío, durante la transpiración, enfriándose, por el aire frío, por viento frío, en tiempo frío, durante la coriza, catarral, gotoso, gástrico, después de comer, por licores espirituosos, después de la embriaguez, agrava al sacudir la cabeza, por el movimiento de los ojos, al pisar, por el ruido de los pasos, durante el embarazo, por la mañana (en la cama, al despertar, mejora al levantarse), y mejora al envolverse la cabeza.

9. Coriza: por la mañana (al despertar, al levantarse), sin secreción por la noche y fluyente durante el día, sin secreción alternando con fluyente, con sensación de frío, con tos, después de coger un resfriado, por cortarse el cabello, por acalorarse, después de comer, en niños, mejora al aire libre. Estornudos: frecuentes, por la mañana (en la cama, al despertar). Obstrucción nasal: por la noche, durante la fiebre, en niños (lactantes).

10. Deseo de: bebidas alcohólicas, brandy (coñac), cerveza (o aversión), café, comida fría, encurtidos, de cosas picantes, pimienta, especias o condimentos, grasa, leche, cal, tierra, tiza, madera. Aversión: a las bebidas, al café, al agua, a la comida (acompañado de hambre), al pan, a la carne.

11. En estómago: sensación de una piedra (después de comer, con el movimiento), sensación de un bulto (después de comer), sensación de plenitud (después de comer incluso muy poco, con opresión al respirar, mejora con los eructos), pesadez (después de comer).

“Singular agravación de los síntomas gástricos “una o dos horas después de comer”, en lugar de inmediatamente después, como ocurre en el caso de Nux moschata o Kali bichromicum. La presión ocasionada como por una piedra se encuentra también en Bryonia y Pulsatilla” (Nash, 1984, pág. 5).

12. Acidez de estómago: en borrachos, antes del desayuno, después de comer, después de ácidos o cosas agrias, después de comida grasosa, por leche, antes de la menstruación, durante el embarazo, durante el hipo, acompañada de distensión. Pirosis: ácidas, amargas, muy calientes, durante la fiebre, durante la tiritona y la transpiración, después de comer, antes de la menstruación, acompañadas de arcadas.

13. Náuseas (además de lo comentado): con ansiedad, como desmayo, mareo, al viajar en un vehículo, por movimiento, durante la transpiración, por el estómago revuelto, durante el dolor en abdomen, después de comer, después de la comida principal, después del café, por o después de fumar, después de operación de abdomen, durante la menstruación, durante el embarazo, después de coger un resfriado, al aire libre, por la mañana (en la cama), por la noche, mejora acostado. Arcadas: gargajeando mucus desde las fauces, con tos, después de bebida frías, durante la defecación, en borrachos, por la mañana. Vómitos: después de cólera, con palpitaciones, durante la borrachera, durante el embarazo, con nauseas, gargajeando moco, al toser; vómitos malolientes, ácidos, amargos, de bilis, de comida, mucosos, de sangre (después de flujo hemorroidal suprimido), fecales, negros.

14. Indigestión: después de abuso de drogas, por café, después de cerveza, después de vino, después de tabaco, después de orgía, por vida sedentaria, por errores en la dieta, después de comer demasiado o comida inadecuada, con la comida agria, por vegetales, por farináceos, por la leche, después de esfuerzo mental, nerviosa, en niños (infantes).

15. Estreñimiento (además de lo comentado): después de enojo, durante la fiebre y el escalofrío y la transpiración, por hábitos sedentarios, por éxtasis portal, viajando, después de abuso de drogas o medicamentos, después de purgantes o enemas, por el café, durante la menstruación, durante el embarazo, después del parto, en niños (recién nacidos e infantes), durante la dentición, en viejos. Hemorragia del ano: acompañada de estreñimiento, después de la defecación.

16. Diarrea: alternando con estreñimiento, aguda, sin debilidad, después del esfuerzo mental, por ruido, por movimiento, después de amamantar al niño, después de acalorarse, por corriente de aire, por tiempo frío, después de coger un resfriado, por comida fría, después de comer, después de la menor imprudencia al comer, bebiendo agua, después de bebidas alcohólicas, después de orgía, después de drogas, después de magnesia, después de purgantes, durante la ictericia, en niños (infantes), mejora con el calor de la cama.

17. Hemorroides: crónicas, internas, ciegas, grandes, hinchadas, congestionadas, salen protuberantes, como uvas, estranguladas, ardientes, punzantes, acompañadas de dolor de espalda, durante el embarazo, después de purgantes, en borrachos, suprimidas.

18. Menstruación: copiosa (en mujeres intemperantes, durante la menopausia), prolongada, demasiado frecuente (cada dos semanas), demasiado pronto, irregular, intermitente, retorna después de que el ciclo menstrual regular ha cesado, dolorosa (espasmódica), oscura, negra, en luna llena.

19. Tos: seca, sofocante, asmática, forzada, dolorosa, torturante, desesperante, espasmódica, paroxística, violenta, tosferina; por carraspera, aspereza o desolladura en laringe; por cosquilleo en laringe o tráquea, por irritación en vías aéreas o en la laringe o en el pecho, durante la fiebre, al aire frío, al enfriarse, después de coger un resfriado, por movimiento del pecho, al o después de comer, durante la dentición, por la mañana (al despertar, en la cama), después de medianoche hasta el amanecer; y mejora por bebidas calientes. Expectoración: con gusto agrio, sanguinolenta (oscura, por la mañana en la cama, por menstruación suprimida). Respiración: detenida (durante la tos), dificultosa (acompañada de tos, por flatulencia, mejora aflojando la ropa), impedida (por flatulencia).

20. Dolor en la espalda: dolorimiento, tironeante, reumático, por la noche de 3 a 4 horas, debe incorporare sentado para girarse en la cama, por movimiento, después de excesos sexuales, durante el escalofrío, la fiebre y la transpiración.

21. Extremidades: Contracción de músculos y tendones; rigidez y sacudidas de miembros inferiores; temblor: en manos (delirium tremens), en miembros inferiores (al caminar); calambres en piernas (en pantorrillas estirando las piernas); parálisis: hemiplejía izquierda, en miembros inferiores (a continuación de un esfuerzo, por excesos sexuales, después de apoplejía).

 

 

 

Nux vomica por Lathoud

 

Nux vomica por Kent

 

Nux vomica por Farrington