El repertorio homeopático y la repertorización

Por Iván Navas. Diciembre 3, 2017

 

El repertorio homeopático y la repertorización

 

El repertorio homeopático es un diccionario de síntomas, ordenados alfabéticamente y clasificados por órganos o zonas del cuerpo, conteniendo cada síntoma los medicamentos que lo presentan, previamente investigados en las experimentaciones u obtenidos en la clínica. El repertorio es una gran herramienta que facilita al homeópata unicista hallar el medicamento semejante al paciente.

El primer repertorio fue hecho por Hahnemann en 1805 cuando publicó en latín el Fragmenta de viribus medicamentorum. El segundo repertorio lo hizo Ernest Ruckert por encargo y bajo la dirección del propio Hahnemann de 1822 a 1830, pero nunca se editó (Flores, 1995, págs. 16-17). Después aparecieron otros repertorios como los de Boenninghausen (1833), Jahr (1835), Hering (1838), Possart (1853), Lippe (1880), Knerr (1896), y Kent (primer edición, de seis, en el año 1897), quien recoge toda la información de los repertorios existentes en ese momento, y agrega medicamentos y síntomas de las materias médicas, de nuevas re-experimentaciones de medicamentos, y de la experiencia clínica de él y de otros médicos (Minotti, 2004, págs. 91-92).

Basados en el de Kent han surgido después varios repertorios que lo han complementado con más medicamentos y más rubros y sub-rubros, encontrándose en idioma español el de Lara de la Rosa (mexicano, que realizó el primer repertorio en español, siendo útil pero muy conciso con respecto al original de Kent), Barthel (en tres volúmenes, uno de síntomas mentales, otro de síntomas generales, y el otro con los síntomas sueño, sueños y órganos sexuales masculinos y femeninos, publicados sucesivamente en 1973, 1974 y 1978), Eizayaga (argentino, publicado en 1979), Murata (argentino, publicado en 1981, que contiene solamente ocho capítulos del Kent), Kunzli (publicado en 1987, que enriquece el repertorio de kent al agregar información de setenta y dos autores diferentes), Synthesis (de FredericK Schroyens, publicado en español en 1998 la edición 6.1, y en 2009 el Synthesis Esencial) y repertorios computarizados (Flores, 1995, págs. 18-20).

El repertorio original de Kent está dividido en 31 secciones o capítulos, que realmente llegan a ser 37 porque algunos capítulos tienen varios subcapítulos. Estas secciones siguen un orden anatómico, excepto en la de mente (primera sección) y en la de generalidades (última sección). También hay secciones de excreciones (heces, transpiración, orina y expectoración) y de condiciones generales (vértigo, sueño, escalofríos y fiebre).

Todas las secciones o capítulos tienen la misma distribución. Aparecen en mayúscula y negrilla los síntomas o “rubros”, que incluyen los medicamentos que han producido ese síntoma de manera general; y luego en minúscula y negrilla las particularidades o “sub-rubros” (es decir, va de lo general a lo particular), regularmente con el siguiente orden:

  1. Lateralidad o lado predominantemente afectado.
  2. Horario o tiempo.
  3. Modalidades, condiciones y circunstancias en que aparece, mejora o agrava el síntoma.
  4. Extensión o irradiación del síntoma.
  5. Localización, de las sub-partes de la localización general.
  6. Sensaciones o tipo de dolor (Minotti, 2004, pág. 100).

Este orden de las modalidades se puede repetir en cada nivel y sub-nivel, formando sub-sub-rubros y sub-sub-sub-rubros. Por ejemplo, una localización del síntoma puede tener:

  • Lateralidad {Horario, Modalidades y Extensión}.
  • Horario {Lateralidad}.
  • Modalidades {Lateralidad, Horario, Modalidades [Horario, Modalidades, Extensión]}.
  • Extensión {Modalidades}.
  • Localización.

Para facilitar la búsqueda, los rubros y sus particularidades se han ordenado alfabéticamente, a excepción del horario que figura según su aparición, empezando con la mañana y terminando con la noche.

Debido a que la información de los repertorios se extrae de las materias médicas, su terminología es igual, es decir, con el lenguaje común y popular expresado por los experimentadores. Por lo tanto, generalmente se deben buscar los síntomas en el repertorio bajo esta terminología y no con nombres médicos. Por ejemplo: inflamación de las meninges en lugar de Meningitis, agrandamiento de una glándula en lugar de hipertrofia, adormecimiento en lugar de insensibilidad o anestesia, etc. Cuando el síntoma es producto de la experiencia médica si aparece en el término médico.

El repertorio de Kent incluye 644 medicamentos, el de Eizayaga 1.500, el Synthesis edición 6.1 2375, y el Synthesis Esencial 1990 medicamentos. Estos aparecen abreviados, tanto la raíz como la extensión del nombre (cuando lo tienen), unidos por un guion.

 

Grado o valor de los síntomas o de los medicamentos
Grados de los medicamentos

 

En su repertorio Kent da tres grados a los medicamentos bajo los siguientes parámetros: medicamento con valor tres (en letra romana y en negrilla), cuando el síntoma en ese medicamento se presentó durante la experimentación en todos o en la mayoría de los participantes y, además, ha sido confirmado por medio de la reexperimentación y comprobado en los enfermos; medicamento con valor dos (en letra itálica o bastardilla), cuando el síntoma en ese medicamento apareció en un corto número de experimentadores, pero ha sido reexperimentado y comprobado en los enfermos; y medicamento con valor uno (en letra romana sin negrilla), cuando el síntoma en ese medicamento fue “muy destacado” en un experimentador, pero no se ha reexperimentado ni comprobado; o el síntoma se presentó en un experimentador y ha sido comprobado aunque todavía no reexperimentado o, por último, que el síntoma ha sido curado por ese medicamento y observado por otros médicos, pero no se ha registrado en las experimentaciones (Kent, 1992, págs. 293-296). Algunos repertorios incluyen medicamentos con valor cuatro (en letra mayúscula y en negrilla) que, según Dockx y Kokelenberg, significa la numerosa experiencia clínica de médicos homeópatas bien conocidos, que confirman el síntoma patogenético (Dockx & Kokelenberg, 2007, pág. 24). Estos medicamentos de valor cuatro aparecen principalmente en el capítulo de mentales.

Del término “repertorio” derivan los vocablos homeopáticos “repertorizar” y “repertorización”, que es el procedimiento de buscar en el repertorio los síntomas característicos del paciente para luego, por medio de la suma del número de síntomas encontrados y sus grados, hallar los medicamentos más semejantes al caso, de los cuales se escogerá el más indicado al consultarlos en la materia médica.

 

Repertorización manual
Repertorización manual

 

La repertorización se puede realizar de manera manual o computarizada por medio de un programa o software. Para la repertorización manual generalmente se usa una tabla con sus respectivas columnas (verticales) y filas (horizontales). En las columnas van los síntomas que se seleccionaron representados por un número, y en las filas los nombres de los medicamentos. En el cuadro de su intersección se pone el valor o grado del medicamento que figura en el repertorio para dicho síntoma. En el margen derecho del cuadro existe otra columna en la que se coloca el puntaje final de cada medicamento, que consiste en la sumatoria de los síntomas que cubre y de los valores del medicamento en cada síntoma, escritos uno después del otro respectivamente y separados por una barra. Finalmente, en la última columna de la derecha, se enumeran en orden los medicamentos según el puntaje de la sumatoria (Minotti, 2004, págs. 91-94).

Existen dos maneras para realizar la repertorización manual. Primero, anotando todos los medicamentos de cada uno de los síntomas que se seleccionaron como principales del caso; que sería lo más completo a realizar, aunque requiere de más tiempo. Y segundo, anotando solo los medicamentos del síntoma principal o rector, o los comunes de los dos principales síntomas de la lista seleccionada, y luego se van sumando los otros síntomas teniendo en cuenta solo estos medicamentos.

 

Repertorización computarizada
Repertorización con el programa Radar

 

En la repertorización computarizada, cada programa tiene su propia manera de realizar la tabla repertorial. Por ejemplo, en Radar, las columnas corresponden a los medicamentos y las filas a los síntomas, a excepción de las tres primeras filas, donde en la primera va la numeración según la importancia de los medicamentos en la repertorización y, en la segunda y tercera, la sumatoria de los síntomas que cubre el medicamento y de sus valores; aunque esta distribución se puede modificar en el mismo programa.

 

 

 

Bibliografía

Archibel Homeopathic, S. (2016). Repertorio Homeopático Computarizado RadarOpus. Bruselas, Bélgica.

Castro, B. (1994). Lógica de repertorios. New Delhi, India: Publishers.

Dockx, R., & Kokelenberg, G. (2007). Repertorio Comparativo de Kent de la Materia Médica Homeopática. New Delhi, India: Jain Publishers.

Flores, D. (1995). Iniciación a la homeopatía. México D. F., México: Porrúa.

Kent, J. (1992). Filosofía Homeopática. New Delhi, India: Jain Publishers.

Minotti, Á. (2004). Repertorio. Repertorización manual y por computadora. En A. M. Argentina, Tratado de Doctrina Médica Homeopática (págs. 91-103). Buenos Aires: A.H.M.A.

Schroyens, F. (2009). Synthesis Esencial. New Delhi, India: Jain Publishers.