Calcarea Carbonica

Por Iván Navas. Octubre 3, 2017

 

Calcarea carbonica

 

Calcarea carbonica, calcarea ostrearum, cal carbonatada, carbonato impuro de cal, CaCO₃, es uno de los compuestos más extendidos en los tres reinos de la naturaleza. En estado de mayor o menor pureza constituye los mármoles, la greda, la piedra de cal; igualmente es parte constitutiva del esqueleto de los animales y de la concha de los crustáceos o moluscos (Lathoud, 1989, pág. 191).

Hahnemann fue el primero que la experimentó, dando su patogenesia en el libro “Las Enfermedades Crónicas”. Para su preparación, según Hahnemann, se machacan las conchas de las ostras, se toma la sustancia calcárea que se encuentra formando la parte media de la concha y se tritura con azúcar de leche según la regla 7 (Uribe, 1939, pág. 99). Hahnemann pensó encontrar carbonato de cal puro en la capa media de la concha de la ostra, pero en realidad no es así, y el medicamento así obtenido encierra gran cantidad de carbonato de cal, pero mezclado con vestigios de fosfato de cal y sustancias orgánicas. Por eso Hering propuso cambiarle el nombre de Calcarea Carbonica por el de Calcarea Ostrearum (Lathoud, 1989, pág. 191).

 

Síntomas característicos

1. Ansiedad por el futuro y por su salud. La ansiedad por el futuro se da principalmente por su salvación religiosa y por su estabilidad económica, presentando síntomas como: duda, ansiedad y desesperación por su salvación religiosa; ansiedad por los negocios, desesperación por su posición social, ilusión de que está arruinado, pesimista; miedos: de que algo sucederá, a la pobreza, de perder su trabajo lucrativo, de pasar hambre, constante de todo; trastornos por: pérdida monetaria, y fracaso en los negocios.

Y la ansiedad por su salud está en concordancia con los síntomas: ansiedad hipocondriaca (manía de leer libros de medicina), duda de su recuperación; desesperación: con los dolores, por su salud, de su recuperación, con miedo a la muerte; ilusión: de estar enfermo, que tiene una enfermedad incurable, la gente piensa que ella (o él) está loca /o; y miedos: de enfermedad inminente (de enfermedades contagiosas epidémicas, de ser incurable), de infección, de la tuberculosis, de que la gente pueda darse cuenta de su confusión mental, de la locura, de la muerte, de ir al dentista, de las operaciones, de los animales y de los perros (por la posibilidad de ser agredido).

2. Horribles cosas e historias tristes le afectan profundamente. Ansiedad después de escuchar crueldades, angustia después de oír cosas horribles, miedo por relato de crueldades y de ver heridas, excitación después de oír cosas horribles, agrava por hablar de cosas desagradables, agrava por admonición, asustadizo fácilmente. Sensible: cuando escucha crueldades, a la rudeza, a las reprimendas, a las impresiones mentales, a las impresiones sensuales, al ruido, a la música. Trastornos por: malas noticias y rudeza de otros.

3. Lentitud mental, física y en su desarrollo: Lentitud en los movimientos y calculando. Esta lentitud se acompaña de síntomas como: desarrollo detenido en niños; inepto para las matemáticas: cálculo, geometría, horror a las matemáticas; concentración difícil; deficiencia de ideas; comete errores: diferenciando objetos, de cálculo, escribiendo, hablando, usa palabras incorrectas (invierte palabras, traspone palabras); debilidad de memoria: para los hechos o acontecimientos (recientes o pasados), para palabras, por lo que ha dicho, para lo que ha oído, para lugares; olvidadizo: por esfuerzo mental, de las palabras mientras habla, durante la cefalea, en borrachos; embotamiento: por aire húmedo, por esfuerzo mental; postración de la mente: por hablar, después de ansiedad, después de excitación, después del coito; pereza: súbita, renuncia a sus ganancias en los negocios; imbecilidad.

“Así como es lento mental y físicamente, las etapas de su evolución, de la adquisición de sus funciones, se hace también lentamente. Su lenta maduración neuromuscular hace que sea tardía la adquisición del tono muscular necesario para sentarse, pararse, caminar e incluso hablar. Su dentición es también lenta y difícil. Sus fontanelas y suturas craneales tardan en cerrar, así como sus fracturas en consolidarse. Y más tarde, en la pubertad femenina, sus menstruaciones tardan en aparecer” (Vijnovsky, 1978, pág. 317).

4. Agravación por esfuerzo mental y físico. El esfuerzo mental lo agrava, le es imposible y le tiene aversión. Agrava por hablar, leer, por subir escaleras, por caminar, después del coito, después de defecar. El esfuerzo mental agrava o le genera: ansiedad, prisa, embotamiento, debilidad de memoria, olvidadizo, debilidad, temblor, vértigo, desmayo, insomnio, transpiración (fría), indigestión, urgencia de orinar, dolor en ovarios, frialdad en los pies; y en cabeza: dolor, calor, congestión y pesadez.

El esfuerzo físico agrava o le genera: Tristeza, debilidad, falta de apetito, fiebre, transpiración (fría), vértigo, convulsiones, lesiones o traumatismos, visión turbia y de manchas negras, diarrea, palpitación del corazón, constricción en el pecho, respiración dificultosa y asmática, metrorragia, menstruación copiosa, debilidad y rigidez en extremidades; y dolor en cabeza, ojo, abdomen, pecho, espalda y extremidades.

5. Nutrición imperfecta, con tendencia a la obesidad.

“Los siguientes síntomas están tomados de los “Guiding Symptoms” de Hering y muestran la falta o imperfección de la nutrición ósea: Desarrollo tardío del tejido óseo acompañado de infartos ganglionares linfáticos; incurvación de los huesos, especialmente de la columna vertebral y de los huesos largos; extremidades deformadas y desviadas; reblandecimiento de los huesos; las fontanelas persisten abiertas demasiado tiempo y el cráneo es muy grande. Y agrega Nash: Los huesos están nutridos de una manera irregular o desigual. Una parte de un hueso, de las vértebras por ejemplo, está nutrida, mientras que otra no recibe nutrición. En tanto transcurre este desarrollo óseo irregular, las partes blandas sufren de un exceso de aporte nutritivo. Así, en la patogénesis de Calcárea, encontramos estos signos: Tendencia a la obesidad, especialmente en los niños y en los jóvenes; nutrición perturbada con tendencia a los infartos ganglionares; vegetaciones granulosas; pólipos en fosas nasales, oído, vejiga, útero, etcétera” (Nash, 1984, págs. 41-42).

6. Falta de calor vital. Es muy friolento. Frialdad: de partes afectadas, en la piel (helada), cabeza (helada, interna, en el cuero cabelludo, durante la cefalea y la menstruación, alterna con calor), frente, cara, oído, ojos, lengua, estómago, boca del estómago, abdomen, pecho, espalda, genitales masculinos, extremidades, especialmente en manos, nalgas, muslo (durante el cólico y las convulsiones), pierna (helada), y pie (por esfuerzo mental, al anochecer o por la noche, con la cabeza caliente, durante la cefalea y la menstruación). Sensación de frío: de hielo, en partes internas, en partes aisladas, en huesos, piel, cuero cabelludo, cara, ojos, oído, cuello, abdomen, extremidades, piernas y pies.

7. Agravación por frío y por humedad:  Agrava por el frío, el aire frío, después de enfriarse (todo el cuerpo o una parte), sentándose en escaleras frías, con tendencia a resfriarse. Agrava por aplicaciones húmedas, por aplicaciones frías y húmedas, por mojarse (los pies, durante la transpiración, en habitaciones húmedas), por sentarse en un suelo húmedo, por el baño frío. Agrava en tiempo: frío húmedo, húmedo, helado, neblinoso, nublado, en la proximidad o durante una tormenta eléctrica, por cambio de tiempo (de caliente a frío), mejora en tiempo seco.

8. Transpiración de partes aisladas, con frialdad en esa zona.Transpiración en cabeza, cuero cabelludo(por la noche, durante el sueño, al comer), cara, espalda (región cervical: por la noche, durmiendo), pecho, extremidades (mano, pie: fría), genitales masculinos y femeninos. Transpiración: profusa (por la mañana), durante la ansiedad,por esfuerzo mental, por un ligero esfuerzo, por el movimiento, al caminar, después de comer, al aire libre, en el aire frío, en la cama, al levantarse de la cama, por la mañana (en la cama), de día, por la noche después del coito.

“Si Calcarea posee un síntoma que no solo domina a todos los restantes, sino que lo posee en un grado superior a todos los demás remedios, éste consiste en los copiosos sudores de la cabeza, en niños de cabeza grande con fontanelas abiertas. El sudor es tan profuso que durante el sueño corre por la cabeza y la cara mojando alrededor la almohada. Muchos niños pequeños han sido salvados de la muerte por hidrocefalia, accidentes de la dentición, raquitismo, marasmo, eclampsia, cólera infantil, etc., en casos en que este síntoma del sudor fue la indicación que condujo al empleo de Calcárea. También se halla especialmente indicada, siempre que los demás síntomas concuerden, para los sudores de los genitales masculinos, nuca, pecho, axilas, manos, rodillas, pies, etc., o sea: para los sudores parciales. Es igualmente un buen remedio para los sudores nocturnos generales, cuando se presentan vinculados a la tuberculosis o a otras enfermedades debilitantes. En todos estos sudores de Calcarea la superficie cutánea está, al mismo tiempo, característicamente fría y, en particular, hallaremos frías las extremidades inferiores” (Nash, 1984, pág. 42).

9. Acidez de mucosas, secreciones y excreciones: Acidez en general, olor agrio del cuerpo, saliva agria, gusto agrio (la comida tiene sabor agrio), acidez en estómago, eructos ácidos, pirosis, flatos de olor agrio malolientes, vómitos ácidos, expectoración de gusto agrio, úlceras en piel con secreciones de olor agrio; olor agrio en la expectoración, orina, materia fecal y transpiración.

 

Síntomas importantes

1. Timidez: vergonzosa, vergonzosa y torpe. Falta de confianza en sí mismo, irresolución, pusilánime, voluntad débil, serio, reservado (tiende a encerrarse en sí mismo como la ostra), aversión a la compañía (evita ver gente, desea irse al campo lejos de la gente), misantropía.

2. Obstinado o terco, en niños con tendencia a engordad.

3. Vértigo: con tendencia a caer de lado, los objetos parecen girar en círculo o la habitación gira, agrava en lugares altos, cuando asciende escaleras o una altura, al girar rápidamente la cabeza, con el movimiento rápido de la cabeza, durante el escalofrío; acompañado de dolor de cabeza, visión turbia y transpiración.

4. Convulsiones: sin conciencia, por miedo, por susto, después de cólera, después de un esfuerzo, durante la dentición, en luna llena, clónicas, tónicas, epileptiformes; epilépticas con aura: de sensación de un ratón corriendo (brazo arriba, pierna arriba), en estómago (a la cabeza), desde el plexo solar (extendiéndose a la cabeza), en epigastrio al útero y piernas, movimientos de masticación, apetito voraz, palpitación.

5. Erupciones en la cabeza: eczema, herpes, psoriasis, tubérculos en el cuero cabelludo. “Eczema del cuero cabelludo o costras de leche en niños del tipo Calcarea. En estos casos, naturalmente, ningún otro remedio puede ocupar su lugar” (Nash).

6. Pólipos en nariz (lado izquierdo, que sangran fácilmente), oído (blandos que sangran fácilmente), laringe, estómago, corazón, vejiga, recto, útero y vagina.

7. Dolor de garganta: dolorida, punzante al tragar, agrava en tiempo húmedo, por cambio de tiempo. Hinchazón de las amígdalas y de los ganglios cervicales (supurativos).

8. Respiración: asmática (recurrente), dificultosa (después de un esfuerzo, al caminar, al ascender), jadeante (ascendiendo escaleras), sonora. Tos: seca (al anochecer y floja por la mañana, por la noche), tocando el piano; expectoración: copiosa, mucosa, resistente o tenaz, amarilla, purulenta, de olor maloliente, y de gusto agrio y dulzón; voz ronca; tuberculosis pulmonar: sicótica, purulenta y ulcerativa, incipiente, último estadío.

9. Deseo de huevos, hervidos duros, hervidos blandos. “Muchos deseos de comer huevos, particularmente en los niños, mientras están enfermos o durante la convalecencia, aun antes que sean capaces de deglutir alimentos sólidos” (Nash). Aversión al café, a la carne, a la leche materna en el niño. Agrava con la leche, con la comida seca.

10. Abdomen agrandado y distendido, en niños (con marasmo). Abdomen duro, tenso, con sensación de estar lleno de piedras. Pulsación, flatulencia. Dolor abdominal: calambroide, presivo, agrava por la noche, durante la menstruación y por la ropa; mejora acostado sobre el abdomen.

11. Diarrea: aguda o crónica, escrofulosa, en niños, durante la dentición, agrava por la leche, en tiempo frío y húmedo, después de coger un resfriado, durante la tuberculosis, después de un esfuerzo, por carne. Heces: acosas, pulposas, arcillosa, entrecortadas, indigeridas o lientéricas, delgadas, grandes, duras (seguidas de heces fluidas), de olor agrio, de color claro, blancas (lechosas, como tiza). Se siente mejor cuando está constipado.

12. Menstruación: copiosa (agrava por esfuerzo, después de excitación), prolongada, demasiado frecuente, demasiado pronto, dolorosa (por excitación), coagulada, ausente en mujeres pletóricas. Metrorragia: profusa, entre menstruación, durante la menopausia, después de un esfuerzo.

 

 

 

Calcarea carbonica por Lathoud

 

Calcarea carbonica por Kent