La jerarquización

Por Iván Navas. Agosto 26, 2017

 

 

Una vez tomado el caso, se procede a su análisis, que comprende la jerarquización y los diagnósticos. La jerarquización es el proceso de seleccionar y ordenar los síntomas subjetivos y objetivos según su importancia o valor. Los pasos a seguir según Sánchez Ortega son:

1. Se dividen los síntomas en característicos y en comunes, tal como enseña el parágrafo 153 del Organón (ver cuadro al final):

“En esta búsqueda de un remedio homeopático específico, es decir, en esta comparación de los síntomas y signos colectivos de la enfermedad natural con la lista de síntomas de los medicamentos conocidos, a fin de encontrar entre estos un agente morbífico artificial que corresponda por semejanza a la enfermedad que hay de curar, debemos tener en cuenta principal y únicamente los signos y síntomas del caso patológico, más notables, singulares, extraordinarios y peculiares (característicos). Porque estos síntomas son principalmente los que deben corresponder con los muy semejantes en la lista de medicamentos con el fin de elegir el más apropiado para realizar la curación. Los síntomas más generales e indefinidos (comunes), como la pérdida del apetito, cefalalgia, debilidad, sueño inquieto, malestar general, etc., merecen poca atención cuando presentan este carácter vago e indefinido y no pueden describirse con más exactitud, pues en casi todas las enfermedades y en casi todas las drogas se observan síntomas de la misma naturaleza general” (Hahnemann, 2004, pág. 312).

Un síntoma puede ser común para casi todas las enfermedades o para una enfermedad específica. Dice Kent:

“Desde luego veréis que los síntomas comunes son los que aparecen en todos los casos de sarampión; los que esperaréis hallar siempre en el sarampión. Sería raro hallar sarampión sin erupción: esto sería lo particular. De modo que la ausencia de los rasgos llamativos de una enfermedad constituye una particularidad relacionada con el paciente. Pues bien, lo que es patognomónico es común, porque es común en aquella enfermedad, pero la falta de lo que es patognomónico caracteriza aquella enfermedad en particular en aquel paciente, y el remedio específico será el simillimum. Es preciso conocer las enfermedades, no por la patología ni por el diagnóstico físico, por importantes que sean estas ramas de la medicina, sino por los síntomas, el lenguaje de la naturaleza” (Kent, 1992, pág. 282).

Cada síntoma característico se define como:

– Notables o predominantes: “Serán aquellos que corresponden a los sufrimientos más intensos o a las alteraciones que más impresionan al paciente, los fácilmente definibles ya sea por el paciente o por el médico. Ejemplo: Una fiebre que se presenta intensa y con convulsiones” (Sánchez, 1992, págs. 350-353).

– Extraordinarios: “Son aquellos que irrumpen en los sucederes cotidianos del paciente; que no son habituales; que son inusitados. Ejemplo: Una metrorragia que se presenta fuera de tiempo” (Sánchez, 1992, págs. 350-351).

– Peculiares: “Los que son especiales de ese caso, que lo identifican, son las modalidades”(Hahnemann, 2004, pág. 312). “Derivan de la forma especial de modular sus reacciones el individuo, dándole particularidades personales. Ejemplo: La agravación por hacer esfuerzos de memoria” (Sánchez, 1992, págs. 350-351).

– Singulares, raros o extraños: “Que difícilmente se encuentra otro igual, en un caso semejante”(Hahnemann, 2004, pág. 312). Son síntomas poco comunes, escasos o únicos. “Parecen extraños, raros, como ilógicos. Son coincidentes con los que derivan de la naturaleza específica del medicamento. Ejemplo: Que un paciente tenga la tendencia a olvidar todo excepto lo que sueña” (Sánchez, 1992, págs. 350-353).

Al hacer la lista de los síntomas se deben anotar en el lenguaje del repertorio, lo más exactamente posible, para su posterior repertorización.

2. Los síntomas característicos se clasifican en mentales, generales y particulares, siendo los de mayor valor los mentales y los de menor valor los particulares. Esto siempre y cuando los síntomas sean todos característicos, porque entre un particular característico y un mental común, el síntoma más importante es el particular característico.

Dentro de los mentales, los de mayor valor son los síntomas del afecto (el yo siento), luego los síntomas de la voluntad (el yo hago) y por último los síntomas del intelecto (el yo pienso).

“Ya hemos afirmado y está demostrado en los repertorios y las materias médicas, que los síntomas mentales más importantes y que inciden en la patología del hombre son los de la afectividad, o sea, los del amor, en sus múltiples expresiones y en sus múltiples grados. Desde el desprecio a sí mismo, a la inconformidad a sí mismo por no saberse amar, hasta el ateísmo que es el negar el amor a quien se lo mostró” (Sánchez, 2003, pág. 220).

“Cuando uno alcanza a comprender lo que es la afectividad, se da cuenta que la syphilis es el miasma más destructivo, precisamente porque ataca más la afectividad, mientras que a la voluntad la ataca más la psora, así como la sycosis tiene mayor significado en lo intelectivo… La sycosis precipita el intelecto, lo hace abandonar el razonamiento, lo acelera y entonces tiene menos consistencia, claro que decimos preferentemente porque al afectarse una cosa, entonces se afecta por contrapeso la otra. La psora es a la voluntad, porque vemos siempre que el psórico es el impotente, es el incapaz de hacer, lo reflexiona bastante pero lo pospone, le falta voluntad para realizarlo totalmente”  (Sánchez, 2000, págs. 22-23).

3. Los síntomas mentales, generales y particulares a su vez se dividen, cuando se trata de una enfermedad crónica (y dependiendo del caso), en síntomas del hoy y en síntomas anterioresdel hoy”. Los síntomas del hoy son los que está sufriendo el enfermo actualmente, su último momento existencial, que puede ser de días, de años o de toda la vida. Dice Sánchez Ortega:

“Los síntomas que seleccionaremos para elegir el medicamento, deben tener la congruencia indispensable para que refleje la actualidad morbosa que constituye el episodio presente o momento existencial del paciente. Desde luego que tendrá relación inequívoca con el ayer y con todos los episodios anteriores de la vida del enfermo y de sus ancestros. Pero desde ahora señalamos que es temerario e inconveniente tratar de eliminar con un medicamento la totalidad de esa patología en sus diferentes etapas. Buscaremos el ahora, el hoy que está viviendo el enfermo” (Sánchez, 1992, pág. 174).

“En todos los casos, los síntomas que tienen mayor antigüedad serán los menos tomados en cuenta, ya que perseguiremos siempre la realización de la “ley de curación”, de lo último a lo primero. Así, el miasma dominante en el “hoy” del paciente corresponderá necesariamente a la última capa de la patología, que es la primera que debemos eliminar, y los síntomas más antiguos corresponderán a las primeras etapas de la enfermedad. Estos síntomas viejos solo se tomarán en cuenta si en el último periodo se han incrementado notablemente” (Sánchez, 1992, pág. 524).

4. Se indica a que estado o enfermedad crónica miasmática pertenece cada síntoma clasificado. Para esto, Sánchez Ortega asigna un número y un color a cada miasma, y da las siguientes razones: El número 1 corresponde a la psora, por considerarse por el mismo Hahnemann como el miasma más antiguo y porque el trastorno inicial en la nutrición de la célula es en forma de carencia. El número 2 a la sycosis, por ser la segunda anomalía que puede descubrirse y comprobarse en todo proceso patológico, especialmente en lo nutricional… Y el número 3 a la syphilis, que es la perversión nutritiva, o sea, la asimilación o el intento de asimilar lo que no corresponde a la naturaleza del ser que lo pretende (Sánchez, 1992, págs. 451-452).

Respecto a los colores, caracteriza la psora con el azul, la sycosis con el amarillo y la syphilis con el rojo, haciendo el siguiente análisis:

“Una coincidencia también admirable con relación a los miasmas y a los conocimientos de orden general es la relativa a los colores. Los miasmas son tres: psora, sycosis y syphilis, y los colores básicos son también tres: el azul, el amarillo y el rojo. Y admirablemente también cada uno de estos colores básicos refleja con una adecuación incontrovertible las características del miasma. El azul como sabemos es un color frío, de templanza, de pasividad, mientras que el amarillo es brillante, ostentoso, alegre, y el rojo es cálido, pasional, con la destructividad del fuego… Cada humano lógicamente tendrá un tinte peculiar en concordancia con su peculiar mezcla miasmática” (Sánchez, 1983, págs. 66-67).

Si se señalan numéricamente los síntomas, en general se coloca el o los números que simbolizan cada miasma entre paréntesis y al final del síntoma; y si se prefiere los colores, se subraya o se colorea el síntoma.

 

Jerarquización

 

 

 

Referencias

Hahnemann, S. (2004). El Organón de la Medicina. (D. Flores Toledo, Trad.) México, D. F.: Instituto Politécnico Nacional.

Sánchez, P. (1983). Apuntes sobre los Miasmas o Enfermedades Crónicas de Hahnemann. Buenos Aires, Argentina: Albatros.

Sánchez, P. (1992). Introducción a la Medicina Homeopática, Teoría y Técnica. México D. F.: Novarte.

Sánchez, P. (2000). Puntualización de la Clínica Integral Homeopática, Considerando lo Miasmático – Cuernavaca, Morelos, 1990. En P. Sánchez, Aplicación Práctica de la Clínica Integral Homeopática Considerando lo Miasmático (págs. 1-24). México D. F.: Homeopatía de México A. C.

Sánchez, P. (2003). Apuntes sobre Clínica Integral Hahnemaniana. México D. F.: Corporativo Grupo Balo.